El comienzo del camino de ‘No sé decir adiós’

El director novel Lino Escalera eligió Almería como una de las localizaciones para ‘No sé decir adiós’, una película que mezcla drama y comedia donde se utiliza la negación de las emociones como mecanismo de supervivencia.

Carla recibe una llamada de su hermana desde un pueblo de Almería en el que se crió: José Luis, su padre, con el que mantiene una difícil relación, está muy enfermo y le han dado unos pocos meses de vida. Tras viajar a Almería para confirmar la mala noticia, a diferencia de su hermana, Carla se niega a afrontarlo, y decide por su cuenta llevarle a Barcelona, donde está segura de que conseguirán curarle. Ambos emprenden un viaje contrarreloj a través de un país herido por una larga crisis económica donde intentarán escapar de la muerte y recuperar el tiempo perdido.

El guión de ‘No sé decir adiós’ nace de la necesidad de retratar al personaje protagonista, un personaje que siempre me ha acompañado de cerca, una mujer que necesitaba ser contada. Desde ese punto de partida se armó el resto de la historia.

Tanto el comienzo de la historia como del rodaje se sitúa en Almería, donde el equipo ha estado rodando unos días en exteriores tanto de desierto como de costa y también unas escenas en el interior del aeropuerto.

En el reparto encontramos a la cabeza a Nathalie Poza, Juan Diego y Lola Dueñas, lo completan Pau Durà, Oriol Pla, Greta Fernández, Noa Fontanals, Emilio Palacios, Marc Martínez, Pere Brassó y Miguel Guardiola.

La película cuenta con un presupuesto de 600.000€ y tiene previsto rodarse en cuatro semanas en Girona, Llançá, Barcelona y Olot a parte de Almería. Producida por Lolita Films y White Leaf.

no-se-decir-adios-almeria
« 1 de 4 »

Agradecemos a Susana Vela de White Leaf que nos haya facilitado la información además del buen trato recibido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *